Enfermedad Renal

El principal trabajo de los riñones es eliminar las toxinas y el exceso de agua de la sangre. Los riñones también ayudan a controlar la presión arterial, fabrican los glóbulos rojos y mantienen los huesos sanos. Además regulan los niveles de  sodio y potasio en la sangre y controlan corriente de la sangre de muchos minerales y moléculas que incluyen sodio y potasio, y  controlan los niveles de la sal y el agua en el cuerpo. Cada uno es aproximadamente del tamaño de un puño y están situados profundamente en el abdomen, debajo de la caja torácica.

Cuando los riñones pierden su función de forma irreversible hablamos de…

ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA. (ERC)

“Cada uno de tus riñones tiene aproximadamente un millón de filtros diminutos, llamadas nefronas. Si las nefronas están dañadas, dejan de trabajar. Durante un tiempo, las nefronas sanas pueden asumir el trabajo extra. Pero si el daño continúa, más y más nefronas dejan de funcionar. Después de cierto punto, las nefronas que quedan no pueden filtrar la sangre lo suficientemente bien como para mantenerte saludable”

 ________________________________________________________________________________

Las enfermedades renales son comunes, nocivas y a menudo tratables.

Común: Entre el 8 y el 10% de la población adulta tiene algún tipo de daño renal, y cada año millones mueren prematuramente por complicaciones relacionadas a la enfermedad renal crónica

Nocivo:

  • La primera consecuencia de no detectar la ERC, es el riesgo de desarrollar pérdida progresiva de la función renal que puede conducir a insuficiencia renal (también llamada fase final o Enfermedad Renal Terminal ERT) que significa el tratamiento de diálisis regular o se necesita un trasplante de riñón para sobrevivir.
  • La segunda consecuencia de la ERC es que aumenta el riesgo de muerte prematura asociada por enfermedad cardiovascular (es decir, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares). Las personas que se encuentran aparentemente sanas con enfermedad renal crónica tienen un mayor riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular, independientemente de si es que alguna vez desarrollaron insuficiencia renal.

Tratable: Si la ERC se detecta a tiempo y manejada apropiadamente, el deterioro de la función renal se puede retrasar o incluso detener, y el riesgo de complicaciones cardiovasculares asociadas puede ser reducido.

________________________________________________________________________________ 

Síntomas de la ERC

Importante aumento o disminución del número de veces que se orina, necesidad de orinar por la noche, falta de apetito, cansancio, náuseas y vómitos, dolores de cabeza, hinchazones (sobre todo en párpados y piernas), insomnio, dificultad al respirar…

Con el paso del tiempo puedhen aparecer otras manifestaciones (picores, quemazón plantar, inquietud de piernas, dolor de huesos, color de piel amarillento, mal aliento, interés sexual disminuido…)

Esta web te ofrece 10 síntomas de alerta ante la ERC:

________________________________________________________________________________ 

Causas y factores de riesgo de la ERC

Aunque muchas veces los médicos no pueden determinar la causa de la ERC, la presión arterial alta (hipertensión) y la diabetes son los factores de riesgo más comunes de la misma.

Otras condiciones menos comuneOtras condiciones menos comunes son inflamaciones (glomerulonefritis) o infecciones (pielonefritis). A veces la ERC se hereda (como la poliquistosis) o el resultado de la obstrucción de largo plazo en el sistema urinario (como agrandamiento de la próstata o cálculos renales).

________________________________________________________________________________ 

TRATAMIENTO DE LA ERC

Cuando nuestros riñones son incapaces de limpiar la sangre, tenemos que buscar un tratamiento sustitutivo de esta función. Nos encontramos ante dos opciones: DIÁLISIS Y TRASPLANTE

 

DIÁLISIS:

La diálisis es una técnica basada en unos principios físico-químicos.  Imaginemos por un lado la sangre con todo el acumulo de toxinas y por otro lado un  líquido limpio, que vamos a llamar líquido de diálisis, pues si colocamos entre ellos una membrana semipermeable (es decir que tiene pequeños poros) se a producir el paso de toxinas de donde hay más cantidad a donde hay menos (en este caso pasarían de la sangre al líquido de diálisis), produciéndose por tanto la depuración de esas toxinas. Este paso de sustancias dependerá de varios factores, tales como de la cantidad de esas sustancias en ambos líquidos,  de las características de la membrana semipermeable (como su superficie, permeabilidad), del tiempo de contacto,…

En términos muy generales podemos hablar de dos tipos de diálisis:

  • La Hemodiálisis, que se caracteriza por la utilización de una membrana artificial, llamada dializador. Para ello sacamos la sangre del cuerpo, la hacemos circular por un dializador (que sería la membrana artificial) y la devolvemos limpia al cuerpo.
  • La Diálisis Peritoneal, basada en la utilización de una membrana natural (el propio peritoneo del paciente). Para ellos introducimos un líquido dentro del cuerpo (sería el líquido de diálisis), introduciéndolo en el peritoneo (que sería la membrana natural encargada de hacer ese intercambio de sustancias), lo dejaríamos un tiempo para que actuara y luego lo sacaríamos, produciéndose de esta forma la diálisis.

La elección de uno u otro tratamiento será realizada libremente por el paciente en función de sus posibilidades médicas y siempre con la orientación de su nefrólogo. Si necesitas asesoría en este aspecto también puedes acudir a nuestras oficinas, donde podrás consultar dudas con pacientes que han estado o están en tu misma situación.

 

TRASPLANTE:

Un trasplante de riñón es una operación para colocar un riñón sano (donante) en tu cuerpo para realizar las funciones propias que los riñones enfermos ya no pueden llevar a cabo.

El trasplante de riñón es considerado el mejor tratamiento para muchas personas con enfermedad renal crónica, debido a la calidad de vida y la supervivencia son a menudo una mejor opción que las personas que utilizan diálisis. Sin embargo, hay una escasez de órganos disponibles para la donación. Muchas personas que son candidatos a trasplante de riñón se ponen en una lista de espera para trasplante y requieren diálisis hasta que un órgano está disponible.

Un riñón puede venir de un familiar vivo, de una persona no relacionada, o de una persona que ha fallecido (donante de cadáver).

En general, las tasas de éxito de los trasplante son muy altas. Los trasplantes de donantes fallecidos tienen una tasa de 85 a 90% de éxito en el primer año. Esto significa que después de un año, de 85 a 90 de cada 100 riñones trasplantados siguen funcionando. Los trasplantes de donantes vivos tienen un 90 a 95% de éxito. El éxito a largo plazo es bueno para la gente de todas las edades.

 

 

Sin la solidaridad de los donantes no hay trasplantes.

 

 

________________________________________________________________________________ 

Toda la información contenida en esta página es meramente informativa y no sustituye en ningún caso los conocimientos de un facultativo.

Ante cualquier duda pregunta a tu médico

Fuentes utilizadas: www.alcer.org - es.worldkidneyday.org/ 

Actualidad

Mantente informado de todas nuestras actividades y noticias.

Hazte Socio

Beneficiate de nuestros servicios y ayuda a otros que los puedan necesitar.

Centros de Diálisis

Localiza el centro de hemodiálisis más cercano para tus desplazamientos vacacionales.